El prisionero de Zenda

Extracto del libro: El prisionero de Zenda

me instalé en el Hotel Continental de aquella ciudad, resuelto a pasar allí un día y una noche, camino del … Tirol. 

Fui a ver a Jorge Federly en la embajada, comimos juntos en Durand y después nos fuimos a la Opera; tras una ligera cena nos El prisionero de Zendapresentamos en casa de Beltrán, poeta de alguna reputación y corresponsal de La Crítica, de Londres. Ocupaba un piso muy cómodo, y hallamos allí algunos amigos suyos, personas muy simpáticas todas, con quienes pasamos el rato agradablemente, fumando y conversando. Sin embargo, noté que el dueño de la casa estaba preocupado y silencioso, y cuando se hubieron despedido todos los demás y quedándonos solos con él Federly y yo, empecé a bromear a Beltrán, hasta que exclamó, dejándose caer en el sofá:

–¡Pues nada, que tienes tú razón y estoy enamorado, perdidamente enamorado!

–Así es

Disfruta de miles de Libros Gratis en Iepub.es

Descargar Libro El prisionero de Zenda PDF Gratis

iepub.es】» Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia en nuestro sitio web    Más información
Privacidad